domingo, 24 de abril de 2011

24 de abril de 2011 a 46 años de la Guerra de abril de 1965 en la República Dominicana

La Guerra Civil Dominicana de 1965 constituye uno de los hechos más relevantes en la historia reciente de la República Dominicana. El conflicto se inicia cuando un grupo de oficiales jóvenes se propone restaurar el gobierno constitucional del destituido presidente Juan Bosch, primer gobierno elegido democráticamente en las urnas tras el ajusticiamiento del dictador Rafael Leónidas Trujillo.



















Tras el ajusticiamiento del dictador Rafael Leonidas Trujillo el 30 de mayo del 1961 fueron convocadas las primeras elecciones libres el 20 de mayo del 1962 donde salio electo el profesor Juan Bosch con un 62% tomando posesión el 27 de febrero del 1963.

Durante el gobierno del profesor Bosch se redacto la constitución del 1963 donde se establecía libertad de expresión, libertad política, el beneficio de los trabajadores por parte de las empresas donde trabajaban, derecho a una vivienda propia, se estableció igualdad para los hijos naturales y los legítimos, retorno de los disidentes políticos y exiliados.

Esta constitución resulto traumática para un pueblo que no bien salía de una dictadura que había durado 30 años.


Al profesor Bosch sectores le acusaron de comunista, creando una revuelta en la que las fuerzas armadas le dieron un golpe de estado el 24 de septiembre con tan solo siete meses en el poder.

El golpe de estado fue encabezado por el general Elías Wessin y Wessin.


El Golpe de Estado
La unión cívica nacional y los demás partidos minoritarios luego de las elecciones continuaron actividades conspirativas contra el prof. Juan Bosch.

El doctor Guido D. Alessandro, dirigente del PRSC denuncio que el profesor Juan Bosch se negó a firmar un documento elaborado por el presidente venezolano Rómulo Betancourt y otros líderes extranjeros.

Tal denuncia fue tomada como un punto de partida para atacar el gobierno por un movimiento llamado Acción Dominicana Independiente (ADI).






















Los cívicos y los de la ADI presidido por José Aybar Castellanos aprovecharon la ausencia del profesor Juan Bosch (del 14/09/1963 hasta 18/09/1963) para aumentar las actividades de sublevación contra el gobierno.

El golpe de estado fue iniciado el 25 de septiembre del 1963 cuando el presidente ordeno la destitución del coronel Elías Wessin de la fuerza aérea y la misma fue rechazada por el alto mando de los militares que el profesor debió destituir también.

Ante tal actitud el prof. Bosch dijo que iba a renunciar ante el congreso pero los militares se opusieron y en la madrugada asaltaron el palacio nacional y en horas de la mañana difundieron la noticia del derrocamiento del prof. Bosch y la puesta en vigencia de la constitución del 17 de septiembre del 1962.

El Triunvirato

El profesor Bosch fue exiliado en la isla de Puerto Rico. Las fuerzas armadas juramentaron un triunvirato luego de firmado un acuerdo con los partidos que resultaron perdedores de las elecciones.

Miembros del triunvirato

Dr. Emilio de los Santos (presidente)

Dr. Ramón Tapia Espinal

Dr. Manuel Tavares Espalliat

Sublevación del 14 de junio

El 29 de septiembre se revelo contra el triunvirato el grupo 14 de junio donde le declararon la guerra abierta pero el 21 de diciembre fueron asesinado la mayoría de sus lideres y miembros entre lo que figura Manolo Tavares Justo (principal líder)

Este crimen consterno el pueblo tanto así que el Dr. Emilio de los Santos renuncio a la presidencia del triunvirato.

Segundo Triunvirato

Tras la renuncia del Dr. Emilio de los Santos de la presidencia del triunvirato el Dr. Donald Reid Cabral asume la presidencia.

Durante esta gestión el país entro en una crisis económica en la que tuvo que firmar con el fondo monetario internacional en la que se buscaba una solución que se convirtió en una constante revuelta popular y un aumento en corrupción de los administradores públicos. Fue la causa de cuarteles de conspiración.

Causas de su caída e inicio de la revolución

La deuda del país era de 11 millones de dólares y al caer el triunvirato estaba en 150 millones de dólares. Este triunvirato solo pudo mantenerse en el poder gracias al apoyo de los estados unidos, la iglesia católica y los generales trujillistas a los que les dio diferentes privilegios extraordinarios tales como abrir cantinas para vender productos de contrabandotraídos en aviones de la fuerza aérea.

La situación que impero tras el resurgimiento del as raíces del partido dominicano trujillista provoco que el doctor Joaquín Balaguer, quien había fundado el partido reformista social dominicano PRSC en nueva york y el profesor Juan Bosch, se unieran en un acuerdo firmado en Río Piedra, Puerto Rico en la que acordaban unir fuerzas para derrocar el triunvirato. Esta unión causo debilidad en el triunvirato a los que se les sumo diferentes situaciones en la que dicha alianza tuvo influencia:

Constantes huelgas por parte de los trabajadores en las empresas estatales. · Paro de los chóferes del transporte publico. Esto obligo a que el triunvirato mantuviese a la policía en la calle para aplacar los disturbios y arrestar a los dirigentes sindicales, políticos y estudiantiles.

La alianza populista de Bosch y Balaguer tuvo el apoyo de los empresarios y terratenientes derechitas que crearon un nuevo partido llamado Partido Liberal Evolucionista PLE encabezado por Luís Amiama Tío (fue uno de los dos sobrevivientes de los que ajusticiaron a Trujillo).

Reid Cabral buscando apaciguar el pueblo hablo elecciones para septiembre de 1965 pero sin la participación del prof. Bosch y el Dr. Balaguer lideres de los dos partidos mayoritarios. Reid pensaba que podría ganarle con el apoyo de una parte del PRD que creía que la crisis se podría solucionar con las elecciones.

El prof. Bosch siguió organizando las conspiraciones contra el triunvirato desde Puerto Rico con el apoyo de los sindicatos y grupos estudiantiles a los que se le sumo el grupo de militares que estaban descontento por el mal trato de los superiores que estaban beneficiados por el triunvirato.

Estallido de la Revolución

El sábado 24 del mes de abril del 1965 se sublevaron los campamentos militares 16 de agosto y 27 de febrero dando el golpe de estado al triunvirato y al gobierno de Donald Reid Cabral a quien nadie salio a defender mas fue respaldado por el partido del PRD y el pueblo que pedía el retorno del profesor Juan Bosch y la constitución del 1963.

Los militares obligaron al presidente del triunvirato a renunciar y juramentaron al Dr. Rafael Molina Ureña como presidente provisional de la republica. Inmediatamente se anuncio el retorno de la constitución del 1963 y el posible retorno del profesor Juan Bosch.

La juramentación del Dr. Rafael Molina Ureña se hizo acorde con lo establecido en la constitución del 1963 que establecía que a falta del presidente, vicepresidente, presidente del senado le correspondía al presidente de la cámara de diputado ocupar la presidencia de la republica.

El teniente coronel Miguel Hernando Ramírez fue designado ministro de las fuerzas armadas, el coronel Francisco Alberto Caamaño Deño en interior y el señor Máximo Lovaton en relaciones exteriores.

El General Elías Wessin y Wessin se opuso inmediatamente a estas medidas e instruyo a sus tropas que bombardeasen el palacio nacional y que le ametrallasen a los llamados "Constitucionalistas"

El pueblo exigió que se le diese armas e inmediatamente asaltaron todos los cuarteles que estaban opuestos a la constitución del 1963 lo que dividió a la capital Dominicana en dos partes la de los Constitucionalistas y los de la CEFA que eran los del General Elías Wesin.

Domingo 25 de abril
En las primeras horas de la mañana los militares constitucionalistas entran a la ciudad de Santo Domingo y obligan a renunciar a Reid Cabral. El pueblo se lanza a las calles ocupando el Palacio Nacional en respaldo del contragolpe de estado.

En la sede del Palacio Nacional un grupo de militares forma el "Comando Militar Revolucionario" encabezados por los coroneles Vinicio A. Fernández Pérez, Giovanni Gutiérrez Ramírez, Francisco Alberto Caamaño Deñó, Eladio Ramirez Sánchez, que asume el poder a las 10:30 a.m.

Esa misma noche se traslada el poder a una autoridad civil, en la persona del Dr Rafael Molina Ureña como presidente provisional y quien había sido el Presidente del Senado durante el Gobierno de Bosch. Momentos después se anuncia el restablecimiento de la constitución del 1963 y el regreso del profesor Bosch ese mismo día desde Puerto Rico.

Sin embargo, en la base aérea de San Isidro en el llamado Centro de Enseñanza de las Fuerzas Armadas(CEFA) los generales Wessin y Wessin, e Imbert Barrera se oponen al retorno de Bosch y al restablecimiento de la constitución del 1963. De inmediato comienzan los bombardeos y los ametrallamientos aéreos al palacio presidencial y otras posiciones de los constitucionalistas.

Las organizaciones populares exigen que se le entreguen armas al pueblo, el cual ya se había volcado a celebrar el retorno de la institucionalidad al país.

Lunes 26 de Abril
Durante toda la mañana continuaron los bombardeos al Palacio Nacional y otras zonas de la ciudad. En la Base Militar de San Isidro, a 40 kilómetros de la ciudad capital, el general Elías Wessin y Wessin, se mantiene firme preparando la entrada de sus tropas a Santo Domingo.

Martes 27 de Abril
La Marina de Guerra, hasta ese momento neutral en el conflicto, se une a las fuerzas de Wessin, y sus barcos bombardean al palacio presidencial donde se encontraba el Presidente Provisional, Rafael Molina Ureña. La fuerza aérea arrecia sus bombardeos contra la ciudad.

Para contrarrestar los bombardeos los constitucionalistas instruyen al pueblo a que ponga espejos encima de las casas para que los reflejos molesten a los aviones.

La presidencia provisional, emite un comunicado: "El Poder Ejecutivo hace de conocimiento público que en virtud de haberse establecido la vigencia de la constitución del 63 que consagra en su artículo 66 la imposibilidad de expulsar del país a ningún dominicano todos los nacionales que fueron arbitrariamente desterrados de la República pueden regresar libremente al suelo patrio, se hace observar al ex presidente Joaquín Balaguer, que en esos momentos estaba exiliado que podía retornar a la brevedad posible al país para hacerle compañía a su madre que ya estaba en su lecho de muerte".

Ante la gravedad de la situación, el presidente provisional Rafael Molina Ureña y miembros del alto mando constitucionalista entre los que se encontraban los coroneles Vinicio Fernández Pérez, Giovanni Gutiérrez, Rafael Fernandez Dominguez entre otros, y varios dirigentes del Partido Revolucionario Dominicano, se dirigen a la Embajada Norteamericana para tratar de conseguir su mediación para lograr un acuerdo con los militares de San Isidro.

Luego de una acalorada discusión el embajador Norteamericano William Tapley Bennett el embajador llama por teléfono a Caamaño diciéndole que solo falta él en la reunión, Caamaño respondió Dígale a Wessin que detenga los bombardeos pero él (Bennett) les dice a los constitucionalistas Este no es el momento de negociar, sino de rendirse de inmediato.

El presidente provisional Rafael Molina Ureña, renunció y procedió a asilarse en la embajada de Colombia. Igual camino siguieron otros dirigentes constitucionalistas.

Cuando todos los oficiales militares salían del despacho del embajador norteamericano, El Coronel Caamaño llegó y se detuvo en la puerta y le dijo: Permítame decirle que seguiremos la lucha suceda lo que suceda.

Al salir de la embajada Caamaño junto a otros colaboradores cercanos, se dirigió al puente Duarte donde las tropas de Wessin avanzaban hacia el centro de la ciudad.

La presencia de Caamaño junto a otros militares en el Puente levantó la moral de los combatientes e hicieron retroceder las fuerzas de Wessin.

El profesor Juan Bosch, desde Puerto Rico y ante la imposibilidad de regresar al país, delega sus derechos constitucionales al coronel Caamaño, y el congreso se reúne de emergencia y proclaman a Caamaño presidente de la República.

Miércoles 28 de Abril
Retrato de Lyndon B. Johnson.Con los esfuerzos de la embajada de los Estados Unidos se crea en la base aérea de San Isidro una junta militar presidida por el Coronel Pedro Bartolomé Benoit.

En las primeras horas de la mañana, los constitucionalistas comandados por el Coronel Lora Fernández inician el ataque de la Fortaleza Ozama, cuartel general de los cascos blancos.

Esa mañana el presidente de los Estados Unidos Lyndon B. Johnson anuncia el envío de un pequeño contingente de soldados de la infantería Norteamericana a Santo Domingo. Su misión alegada: proteger el perímetro de la embajada estadounidense y salvar la vida de los ciudadanos Norteamericanos y de otras nacionalidades que lo solicitasen

Ese día desembarcaron 400 infantes de la marina norteamericana e iniciaron la evacuación de los ciudadanos norteamericanos y de otras nacionalidades residentes en Santo Domingo.

En la noche del 28 de abril el embajador norteamericano enviaba un cable comentando sobre la situación el cual leía: "The generals at San Isidro were dejected, several were weeping, and one was histerically urging "retreat" (traducción libre: Los generales en San Isidro estaban deshauciados, algunos llorosos, y uno urgía histéricamente a "retirada").

El embajador agregaba que "elementos castroides" se llevarían la victoria. Con este comentario la administración norteamericana se posicionaba en contra de la causa rebelde. Se iniciaba una campaña de descrédito para las fuerzas rebeldes al invocar el sentimiento anticomunista. En la memoria norteamericana aún estaba fresca la crisis de los misiles y el confrontamiento con Cuba y la Unión Soviética, y la opinión pública norteamericana debatía a diario los enfrentamientos en Vietnam.

Las noticias mundiales estaba enfocadas en la Guerra de Vietnam y en Santo Domingo. Es así que las agencias internacionales de prensa comienzan a difundir el 5 de mayo una lista de 54 supuestos agentes del comunismo, infiltrados en el movimiento constitucionalista que según el gobierno Norteamericano pretendía convertir la República Dominicana en otra Cuba. Una buena parte de la lista:

Antonio Abreu Fiallo
Luís Acosta Tejeda
José Estrella J. Armach
Andrés Avelino García
Máximo Bernard Vásquez
Moisés Blanco Genao
Norge Botello Fernández
Benjamín Bujosa Mieses
Pedro Conde Sturla
Lourdes Contreras Pérez
Jaime Capell Bello
Asdrúbal Domínguez G.
Félix Servio Ducodray M
Rafael Estévez Weber
Luís Gómez Pérez
Homero Hernández V.
Pedro Mir
Diomedes Mercedes B
Dato Pagan Perdomo
Juan Miguel Román Díaz
Jesús de la Rosa
Rafael Taveras Rosario
Hugo Tolentino Dipp
Abelardo Vicioso G.
Emma Tavarez Justo
Fidelio Despradel Roque
Delta Bohemia Soto de V
Tony Isa Conde
Narciso Isa Conde
Euclides Gutiérrez Feliz
Manuel González y González, el gallego
Baldemiro Castro G.

Jueves 29 de Abril
Los constitucionalistas toman por asalto la Fortaleza Ozama, con su arsenal de armamentos y hacen prisioneros a numerosos agentes de la policía. El CEFA y los sectores opuestos a la revolución acusan a las tropas de Caamaño a estar dominadas por comunistas.

Mientras tanto el entonces presidente de los Estados Unidos Lyndon B. Johnson afirmó “Los Estados Unidos no pueden, no deba Y NO VA permitir el establecimiento de gobiernos comunistas en el hemisferio occidental”.

El Presidente Lyndon B. Johnson, acusando a la revolución constitucionalista de comunista ordena el desembarco de 42,420 militares entre marines y soldados de la 82ª Division Aerotransportada del Ejército de los Estados Unidos, mientras la VII Flota de la Armada estadounidense bloqueaba y cañoneaba la ciudad de Santo Domingo, con el propósito de controlar la situación.

Segunda Etapa de la Guerra
El 30 de abril llegó a Santo Domingo, John Bartlow Martin, enviado especial del presidente Johnson bajo cuyos auspicios quedó disuelta la junta militar presidida por Benoit y se creó el Gobierno de Reconstrucción Nacional, bajo la presidencia del General Antonio Imbert Barrera quien de inmediato tomó juramento ante un juez de la Suprema Corte de Justicia y convocó una manifestación de respaldo a su gestión frente al edificio del congreso nacional.

Las palabras de Imbert al tomar posición fueron “Todo el pueblo dominicano sabe que yo no me encuentro dirigiendo el Gobierno de Reconstrucción Nacional por satisfacer las arduas ambiciones de poder, circunstancias ajenas a mi personal situación y a mi personales deseos pero revestidas de enormes trascendencias para el país, me colocaron en la obligación moral de aceptar el cargo que ahora ocupo y desempeño, apenas estamos reorganizando las fuerzas armadas para comenzar una campaña ofensiva en contra de los comunistas”

El siguiente día preparo una ofensiva contra los constitucionalistas atacando por la zona norte casa por casa lo que los obligo a huir hasta la parte sur de santo domingo. Este acto causo un alto número de muerte en los civiles del cual no se sabe cual es la cifra exactamente pero se cree que fueron 1700 civiles que asesinaron en esa ofensiva.

La comunidad internacional comenzó a condenar la intervención por parte de lo americanos, entre los países que más criticaron este hecho se halla Venezuela, seguido por casi toda Latinoamérica.

Luego de intensificarse las protesta en Hispanoamérica los dominicanos residentes en nueva york se unieron a las protestas causando como consecuencia que la unión soviética convocara el consejo de seguridad de la ONUdonde el secretario sr. Uttan decidió enviar una misión de observadores para que le informasen de la situación.

Los estados unidos ante la presión internacional convoco a la OEA para crear una misión de paz para enviarla a la Rep. Dominicana para que la invasión que hizo Estados Unidos quedase amparada por la bandera de la OEA.

México, Ecuador, Perú y Chile mostraron oposición pero la OEA envió una Misión comandada por el General Brasileño Palasco Harvin la que se le llamo " fuerza Inter-americana de paz" estaba integrada por:

1250 soldados de Brasil

250 soldados de Hondura

170 soldados de Nicaragua

20 policías de Costa Rica

Mas una representación del Paraguay que se unieron a los 42,000 de los Estados Unidos.


Tercera Etapa de la Guerra
En la zona del gobierno de la reconstrucción las damas cristianas realizaron una caminata en la que daban por vencedores a los invasores y abogaban por el exterminio de los constitucionalistas.

Por el lado de los constitucionalistas el presidente Caamaño Deño dio su segundo Discurso en el que invitaba a todo el pueblo a la unión y justificaba que la lucha no buscaba venganza ni una victoria con pozos, sino que con su triunfo no habrán vencedores ni vencidos porque lo que busca es el bienestar de la patria donde juntos construirían una patria libre y soberana.

Mientras que el presidente de la reconstrucción dijo que no negociaría con los rebeldes bajo ningún concepto ya que ellos solo han creado un climade incertidumbre en la capital.Para entonces ya había 4,000 muertos por los ataques que hacia el gobierno de la reconstrucción.

la Republica se vio dividida en dos bandos el de los constitucionalista que pedían la constitución del 1963 y el retorno del profesor Juan Bosch y la otra parte que defendía los intereses de los Estados Unidos que estaba representada por el General Imbert Barrera y el enviado especial de el presidente de los Estados Unidos el señor John Barbtlow Martin quien fuese el estratega de los ataques por parte de los reconstructores y los mas de 4,500 muerto que habían al momento.

Los constitucionalistas intentaron tomar el palacio nacional pero fueron sorprendidos por franco tiradores americanos haciendo que fracasara tal intento, en el mismo perdieron la vida el Coronel Fernández Domínguez ministro de interior y policía, el Dr. Juan Miguel Román dirigente del 14 de Junio, Ilio Capocci entrenador Italiano de los Hombres Ranas, entre otros hombres destacados.

Causando una revuelta en la que se pedía la muerte para el invasor, mientras que los día 15 y 16 de junio las tropas americanas hicieron un ataque a los rebeldes en la que el periodista Pedro Pérez Vargas califico "que desde la fundación de la republica se había visto tal cruel hazaña" pero el presidente Caamaño embargado de dolor califico el acto de un genocidio sin precedentes en la historia del país en la que pudieron contar 65 muertos entre hombres mujeres y niños mas 265 heridos, sin poder contar las personas atrapadas en las casa donde lanzaron las granadas molotov.

El 28 de junio llego al país el Dr. Joaquín Balaguer para ver a su madre enferma con un permiso de 72 horas otorgado por el presidente Imbert, al cumplirse las 72 horas se negó a irse y desafió al presidente Imbert y anuncio sus intenciones de postularse como candidato para las elecciones presidenciales en un momento que ni fecha había, la prensa americana empezó a realizar publicaciones sobre las aspiraciones de Balaguer para las elecciones presidenciales.

El 24 de junio se cumplieron 41 años de la salida de las tropas americanas en 1924 lo que se le llamo la primera intervención americana

Informe de John Bartlow Martin
En el informe enviado al presidente Lyndon B. Johnson sobre la crisis, Martin afirmó: El gobierno de Imbert no es como se dice que es, nosotros no queremos imponer una solución cualquiera que sea. El gobierno de Imbert presentado a menudo como un gobierno de derecha, no lo es. Primero no es una junta militar, en ese gobierno hay tres civiles conocidos y dos militares que en realidad son liberales. Son gente progresistas que no participarían en una junta militar

Negociaciones de Paz y La reconciliación
El 8 de agosto la federación nacional de mujeres dominicana organizaron una caminata hasta el hotel embajador sede de las negociaciones en la que pedían la salida de las tropas invasoras. Ya para mediados de agosto se rumoro un posible acuerdo organizado por la OEA a través del acta de reconciliación de la Republica Dominicana.

Finalmente el 30 de agosto del 1965 con los auspicio de la comisión mediadora de la OEA se firmo un acuerdo llamado acta institucional en la que se escogió el Dr. Héctor García Godoy como presidente provisional y se acordó elecciones para el año siguiente.

Con la firma del acta institucional quedo unificada la Republica y finalizada la guerra donde se procedió a quitar la trinchera que limitaban la zona constitucionalista.

Caamaño entrega la Presidencia
El 2 de septiembre en una gigantesca manifestación en la plaza de la constitución, el coronel Caamaño presentó renuncia como presidente constitucional. En una parte de su discurso dijo:

Porque me dio el pueblo el poder, al pueblo vengo a devolver lo que le pertenece. No pudimos vencer, pero tampoco pudimos ser vencidos. Nunca tal vez en la vida de los dominicanos se había luchado con tanta tenacidad contra un enemigo tan superior en número y en armas.

Luchamos, sí, con bravura de leyenda, porque íbamos desbrozando con la razón el camino de la Historia. Ante el pueblo dominicano, ante sus dignos representantes que aquí encarnan el Honorable Congreso Nacional, renuncio como Presidente Constitucional de la República. Dios quiera y el pueblo pueda lograrlo, que esta sea la última vez en nuestra historia que un Gobierno legítimo tenga que abandonar el poder bajo la presión de fuerzas nacionales o extranjeras.

Y tengo fe en que así será

Ataque al Hotel Matum [editar]El 19 de diciembre los constitucionalistas se trasladaron a la ciudad de Santiago para participar en un homenaje a la memoria del coronel Rafael Fernández Domínguez y otros constitucionalistas que cayeron en combate.

Finalizado el homenaje fueron atacados por las tropas leales al desaparecido Gobierno de Reconstrucción Nacional. Este ataque al hotel Matum duró alrededor de 5 horas, perdiendo la vida numerosas personas entre ellos el coronel Juan Maria Lora Fernández, finalmente la Fuerza Interamericana de Paz intervino para restaurar el orden.

Remanentes
El 22 de enero de 1966, Caamaño sale a Londres nombrado por el gobierno provisional como agregado militar, pero en el país crecían las manifestaciones exigiendo la salida de los militares estadounidenses. Entre las consignas estaban:

¡Go home yankee!
¡Quisqueya unida jamás será vencida!
¡Muerte al invasor!
¡Green go!
El 9 de febrero agentes policiales ametrallan una manifestación estudiantil frente al palacio nacional que exigía presupuesto para la universidad y la salida de las tropas norteamericanas. En la acción pierden la vida Antonio Santos Méndez, Luís Jiménez Mella, Miguel Tolentino y Amelia Ricart Calventi, resultando con heridas más de 40 estudiantes.

Campaña Electoral
El 1 de junio se celebran las elecciones para elegir un nuevo presidente entre los candidatos Joaquín Balaguer y Juan Bosch, ganando Joaquín Balaguer con el Partido Reformista.

Caamaño, desde Londres afirmó las tropas de ocupación en Santo Domingo en el proceso electoral tiene que haber influido obligatoriamente en las elecciones no pueden haber elecciones libres en un país ocupado por tropas extranjeras José Francisco Peña Gómez, alegó que hubo fraude e impugnó las actas en la provincia de Barahona.

Simpatizantes del partido derrotado se lanzan a las calles diciendo que hubo fraude.
Es entonces cuando empieza el gobierno del Dr. Joaquín Balaguer, a partir del cual no han habido más golpes de estado hasta la fecha, y todos los gobernantes que han continuado han completado los períodos para los que fueron electos, con la excepción de Antonio Guzmán,(1978-1982) quien se suicidó 45 días antes de culminar su período, y el mismo Dr. Balaguer, que fue forzado a acortar en dos años en su último período (1994-1996).

Neruda: Versainograma a Santo Domingo desde Isla Negra (Chile) en febrero de 1966 [editar]Perdonen si les digo unas locuras en esta dulce tarde de febrero y si se va mi corazón cantando hacia Santo Domingo, compañeros.

Vamos a recordar lo que ha pasado desde que don Cristóbal marinero puso los pies y descubrió la isla. ¡Ay mejor no la hubiera descubierto! Porque ha sufrido tanto desde entonces que parece que el Diablo y no Jesús se entendió con Colón en este aspecto.

Estos conquistadores españoles que llegaron de España con lo puesto buscaban oro, y lo buscaban tanto, como si les sirviese de alimento.

Enarbolando a Cristo con su cruz los garrotazos fueron argumentos tan poderosos que los indios vivos se convirtieron en cristianos muertos.

Aunque hace siglos de esta historia amarga por amarga y por vieja se la cuento porque las cosas no se aclaran nunca con el olvido ni con el silencio.

Y hay tanta iniquidad sin comentario en la América hirsuta que nos dieron que si hasta los poetas nos callamos no hablan los otros porque tienen miedo.

Ya se sabe que un día declaramos la independencia azul de nuestros pueblos uva por uva América Latina se desgranó como un racimo negro de nacionalidades diminutas con mucha facha y con poco dinero.

(Andamos con orgullo y sin zapatos y nos creemos todos caballeros.)

Cuando tuvimos pantalones largos nos escogimos pésimos gobiernos (rivalizamos mucho en este asunto: Santo Domingo se sacó los premios).

Tuvo de presidentes singulares déspotas sanos, déspotas enfermos, tiranos tontos y tiranos ricos, mandones locos y mandones viejos.

En esta variedad un tanto triste tuvieron a Trujillo sempiterno que gracias a un balazo se enfermó después de cuarenta años de gobierno.

Podríamos decir de este Trujillo (a juzgar por las cosas que sabemos) que fue el hombre más malo de este mundo (si no existiese Johnson, por supuesto).

(Se sabrá quién ha sido más malvado cuando los dos estén en el infierno.)

Cuando murió Trujillo respiró aquella pobre patria de tormentos y en un escalofrío de esperanzas subió la luna sobre el sufrimiento.

Corre por los caminos la noticia, Santo Domingo sale del infierno, por fin elige un presidente puro: es Juan Bosch que regresa del destierro.

Pero no les conviene un hombre honrado a los gorilas ni a los usureros. Decretaron un golpe en Nueva York: lo echan abajo con cualquier pretexto, lo destierran con su Constitución, instalan a cualquier sepulturero en el trono del mando y del castigo. Y los verdugos vuelven a sus puestos.

“La democracia representativa ha sido restaurada en ese pueblo” dijo El Mercurio en un editorial escrito en la embajada que sabemos.

Pero esta vez las cosas no marcharon. De un modo inesperado aunque severo a norteamericanos y gorilas les salieron tornillos en el queso. Y con voz de fusiles en la calle salió a cantar el corazón del pueblo.

Santo Domingo con su pueblo armado borró la imposición de los violentos: tomó ciudades, campos, y en el puente, con el pecho desnudo y descubierto, aplastó tanques, desafió cañones.

Y corría impetuoso como el viento hacia la libertad y la victoria, cuando el texano Johnson, el funesto, con la sangre de muchos en las manos, hizo desembarcar sus marineros.

Cuarenta y cinco mil hijos de perra bajaron con sus armas y sus cuentos, con ametralladoras y napalm, con objetivos claros y concretos: “poner en libertad a los ladrones! y a los demás hay que meterlos presos!”.

Y allí están disparando cada día contra dominicanos indefensos.

Como en Vietnam, el asesino es fuerte, pero a la larga vencerán los pueblos.

La moraleja de este cuento amargo se la voy a decir en un momento (no se lo vayan a contar a nadie: soy pacifista por fuera y por dentro!): Ahí va: Me gusta en Nueva York el yanqui vivo y sus lindas muchachas, por supuesto, pero en Santo Domingo y en Vietnam prefiero norteamericanos muertos.

Versainas de protesta por el desembarco de marines en Santo Domingo, publicadas en hojas volantes en Valparaíso y en Santiago, 1966.

Abelardo Vicioso: Canto a Santo Domingo Vertical
Ciudad que ha sido armada para ganar la gloria, Santo Domingo, digna fortaleza del alba, Hoy moran en mi alma todas las alegrías Al presenciar tus calles con movidas y claras, El rostro erguido y bronca la voz de tu trinchera: ¡Yanqui, vuelve a tu casa!

Sé ara que engullirte como sardina rondan Treinta y seis tiburones en tu ardiente ensenada, Celosos de los hombres que construyen la vida Y nunca se arrodillan en sus grandes batallas. Y tú estarás de pie, diciendo al enemigo: ¡Yanqui, vuelve a tu casa!

El cinturón de fuego que tu vientre comprime Puede volver cenizas la vastedad del mapa. Pero quiere decirte, guardiana de mis sueños, Que todos los infiernos y sus hombres se apagan En el océano inmenso de los pueblos que gritan: ¡Yanqui, vuelve a tu casa!

Quiero que sepas hoy que temo más que nunca, Corazón de la vida que prefiere la Patria. Que a todos los amores sembrados en el mundo Quito una flor y es poco para cantar tu hazaña. ¡Yanqui, vuelve a tu casa!

Tú estarás para siempre dibujada en mi pecho De marinero en ruta tras la estrella del alba. Tu voz será la música de mis noches de fiesta. Y cuando en algún sitio la luna este apagada, Desplegando mis velas repetiré contigo: ¡Yanqui, vuelve a tu casa!

¡Vuelve a tu casa yanqui! Santo Domingo tiene más ganas de morirse que de verse a tus plantas. Y si violas sus calles combatientes y puras La tendrás en cenizas, pero nunca entregada. En medio del silencio de la ciudad Hundida Gritarán los escombros. ¡Yanqui, vuelve a tu casa!

Fin [editar]Esta intervención terminó el 21 de septiembre de 1966, fecha en que se completó la retirada de tropas de la llamada Fuerza Interamericana de Paz, y con el ascenso del Dr. Joaquín Balaguer a la presidencia de la República Dominicana el 1 de julio de 1966

Epílogo
La sangre derramada por nuestros hermanos no ha sido ni será derramada en vano -Francisco Alberto Caamaño Deño(1932-1973).

Himno de la Revolución

A luchar soldados valientes,

que empezó la revolución,

a imponer los nobles principios,

que reclama la constitución.

Desgarró la noche serena,

la sirena de la libertad,

cual clarín que llama a la guerra,

Defendiendo la Patria inmortal.

Como hermanos de Duarte luchemos,

que ya Mella su grito encarnó,

y cual Sánchez al martirio iremos,

venceremos, como Luperon.

No cedamos un paso marchemos,

por senderos de gloria y honor,

y otra vez al traidor venceremos

y otra vez al grosero invasor.

A luchar soldados valientes,

que empezó la revolución,

a imponer los nobles principios,

que reclama la constitución.

De esa heroica jornada nació este himno, de la autoría del músico y cantante dominicano Washington Aníbal De Peña

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada